Dom. Ago 14th, 2022

Por Carlos González Muñoz

La entusiasta y masiva participación de miles de personas en las asambleas distritales de Morena para renovar sus dirigencias partidistas, el pasado sábado 30 de julio, sorprendió a los propios organizadores porque superó las expectativas y rompió con viejos esquemas de afiliación, pero a la oposición de derecha este acontecimiento le provocó un infarto al miocardio del cual aún no se repone, porque lo acontecido este fin de semana la hace ver todavía más pequeña.  

Tienen razón estos opositores cuando incapaces de entender la realidad, afirman con envidia que “Morena se está llenando de panistas y priístas”. Pero se equivocan cuando aseguran que por esa razón el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador, inevitablemente “se contaminará de los viejos vicios y mañas de estos dos partidos”. Siguen sin entender el momento histórico que vive el país, necesitado de profundos cambios y transformaciones sociales.

En cuanto al arribo a Morena de políticos provenientes del PAN y PRI, no es una novedad y se trata de un proceso evidente, inevitable y cualquiera puede comprobar que decenas de simpatizantes y militantes distinguidos de ambos partidos, y otros no tanto, en los meses recientes han estado emigrando a Morena por la sencilla razón que no ven ningún futuro político en el corto plazo al interior de estos dos partidos.

Pero estos críticos de Morena mienten cuando sólo observan y registran la emigración de ex panistas y priístas porque lo cierto es que por cada ex miembro del PRI o PAN que está arribando a ese partido, se afilian a él cientos de hombres, mujeres y jóvenes sin ningún pasado partidista, carentes de experiencia y de formación política.

Ese es el verdadero reto de Morena: afiliar para crecer y continuar con la transformación.

La incorporación de ex priístas y ex panistas al movimiento es sólo un aspecto de la nueva realidad, El paso siguiente será formarlos en la ideología y tesis ideológicas de este partido de izquierda, sin descuidar la formación y capacitación de los miles de mujeres y hombres que masivamente se afiliaron este fin de semana a este partido por voluntad propia.

Morena creció “de un día para otro” y ahora el reto es que el color guinda predomine sobre cualquier otro color.

Deja un comentario