Dom. Ago 14th, 2022

Por César de Jesús Ortega Salgado

Ese miércoles siguió con las labores propias de la empresa familiar que le habían sido asignadas, que hoy implicaban actividades de mayor relevancia, que estaban lejos ahora de sus inicios como acomodador de cajas en el almacén, ya que ahora realizaba funciones de contabilidad básica y atención a proveedores; por lo que su futuro, a pesar de las dificultades actuales de postpandemia, era prometedor por su empeño en el trabajo y el estudio, al estar a punto de graduarse este año en la universidad.

Con la inquietud propia de un joven, Roberto Adán se había enterado y buscó con éxito, a través de la organización empresarial a la que pertenece, asistir a un encuentro con empresarios para hablar de las Perspectivas de Desarrollo Social y Económico de Baja California Sur, sobre todo porque estaría presidido por el gobernador, así como por su tocayo, el secretario de gobernación y la secretaria de seguridad pública de la federación.

Desde luego que esta reunión además del interés del emprendedor Roberto Adán, a quien lo motivaba encontrar algunas respuestas para acabar con el estridente ruido de música de banda de un antro clandestino, evitar ser asaltado en el negocio familiar y no volver a ser robado con violencia, ¡pero que afortunadamente! Diría el papá de Roberto Adán, todavía no pagan “piso”.

Expectativas de respuestas que es un silencioso reclamo de los empresarios de este estado, que mantienen de esta forma, por miedo o más bien por terror a las consecuencias de una denuncia en los causes normales de la ley, hoy a cargo de autoridades de seguridad pública que no gozan de la confianza ciudadana, por más que los discursos y las estadísticas de los sistemas policiales y fuerzas armadas, muestren sospechosamente a la baja las conductas delictivas.

Este joven empresario, se llevó una gran decepción al llegar al resguardado lugar del evento al constatar que era en un moderno y confortable auditorio de la Marina de México, pero que por capacidad y ubicación de asistencia, difícilmente se daría un dialogo como lo requiere la clase empresarial, el momento de recuperación económica y el mantenimiento de la estabilidad social local; en realidad fue una convocatoria a una mayoría de quienes cobran en el gobierno, porque representantes de los organismos empresariales fueron aproximadamente no más de 50 en un auditorio con sobrecupo de más de 500 personas.

El gobernador, considerado generalmente como un hombre culto, astuto, sencillo, de buena fe, con rapidez de respuesta ingeniosa y experto del humor sudcaliforniano, ratificó esta descripción por los elogios recibidos de ambos integrantes del gabinete legal del presidente Andrés Manuel López Obrador, presentes en la reunión; Víctor Manuel Castro Cosío, fiel a su estilo hizo una extensa y entretenida presentación del presídium, así como la destacada asistencia de personas y organismos empresariales, destacando que en el saludo a los representantes de estos últimos, hizo el compromiso de reunirse para seguimiento temático de reactivación económica, atención prioritaria a la seguridad pública y observación de lineamientos para control de la pandemia Covid19.

Una bien intencionada Rosa Icela Rodríguez Velázquez, intervino para presentar y leer un power point, haciendo pensar que su capacidad en materia de seguridad pública es superior a su oratoria, en donde nos enteramos de sus datos que le indican una baja en las conductas criminales, en donde no encontramos cual es la efectividad de los abrazos frente a los balazos y que como lo estableciera Marco Tulio Cicerón en su “Oratio pro Sestio” preferimos los ciudadanos pensar que “…la colaboración social exige la Dignitas y el Otium; que no es otra cosa que la armonía entre los valores ideales y los valores materiales…”

Es decir, los ideales de una autoridad deben tener resultados tangibles, porque la realidad es innegable; que por cierto la Dignitas es un concepto mucho más amplio conceptualmente bajo la creación del filósofo Cicerón, que abarca eficiencia en el desempeño de la función pública, honestidad, compromiso y valor para luchar por las mejores causas; lo mismo que el Otium, el ocio diferente a la concepción actual y origen del necesario esparcimiento, estudio, preparación y demás en el tiempo libre dedicado a la pintura, escultura, música, caza, etcétera. Por cierto, Otium origen de la palabra Negocio, con el prefijo “Nec” del latín (no es) al contraponerse como actividad que servía para obtener dinero.

Para el cierre de las intervenciones Adán Augusto López Hernández, el Secretario de Gobernación, ubicado por sus correligionarios en primera fila como presidenciable, abrió con una irrefutable verdad al voltear y leer la denominación del evento que llevó por nombre “Encuentro con el sector empresarial de BCS Perspectivas de Desarrollo Social y Económico” rematando con su nombre y cargo… para expresar que: “Miren la verdad es que eso que le pusieron ahí de perspectiva de desarrollo social y económica, pues es un buen pretexto para estar aunque sea unas horas aquí en La Paz y en Baja California Sur”.

Lo que si quedó muy claro es el afecto de Adán Augusto por Víctor Manuel, de esas amistades a toda prueba, conocedor de nuestra tierra y sus tradiciones, ni que decir de sus múltiples anécdotas en estas sedientas tierras que son sus favoritas por belleza y riqueza natural… después de Tabasco; lo cual es bueno para el sudpeninsular gobernante y su grupo político, para el resto de los ciudadanos… pues, es como para agradecerle su cortesía.

Por ello, al término del evento y ante la avalancha de la morena clase política, que se concentró en las escalinatas por donde bajaría Adán Augusto, los empresarios y entre ellos el tocayo Roberto Adán, se retiraron con el recuerdo de haber sido testigos de una reunión que no cumplió su propósito, pero que una amistad alimenta la esperanza de que en la realización de un sueño presidencial, Baja California Sur se beneficie con gestiones exitosas como la baja de tarifas eléctricas en estas calientes latitudes, como sucedió en las tabasqueñas tierras que vieron nacer al distinguido invitado y protagonista del momento político, donde hubo exenciones y no solo descuentos que aquí históricamente han sido negados, porque francamente esa pasión de los tabasqueños por los trenes que nos delineo Adán Augusto con uno transpeninsular, se lo podemos aceptar con opción de cambio por obras hidráulicas, infraestructura de salud y educación, llegado el momento de consolidación de su proyecto presidencial.

Deja un comentario