Dom. Ago 14th, 2022

* Por Lic. Jorge Iván Navarro Manríquez y Lic. Jesús Francisco Rubio Salgado

Qué tal estimado(a) Amigo(a) Lector(a), otra vez le mandamos un Cordial Saludo y con el mismo agrado de siempre le traemos a Usted le exposición de las presentes líneas con los temas relevantes en Baja California Sur, esperando contribuir a la libre expresión del pensamiento y de las ideas, y sobre todo a la generación de la crítica constructiva en el quehacer diario de los Sudcalifornianos, esforzándonos por exponerle los temas que a consideración personal y en el marco de la cultura jurídica en nuestra sociedad trascienden y causan impacto; y en esta ocasión le escribimos acerca de uno de los Derechos laborales cuya relevancia es de súbita importancia ya que permite la existencia recurrente y constante de la relación de trabajo, refiriéndonos propiamente al famoso derecho a la estabilidad en el empleo.

Primeramente haremos alusión a lo que la doctrina del derecho laboral define como relación de trabajo, siendo esta la que nace entre dos personas, uno con el carácter de trabajador que presta sus servicios personales subordinados a otro denominado patrón a cambio de un salario otorgado por este último; sin embargo, dicha definición encierra una idea muy amplia de lo que es la relación de trabajo; por otro lado, nos permitimos mencionar, algo que creemos es un hecho notorio y sobre todo para muchos trabajadores, siendo que en ciertas relaciones de trabajo se carezcan de las condiciones y las formalidades exigidas por la misma legislación laboral, es decir podemos hablar de una relación de trabajo que, conforme al deber ser, debe de comprender, aparte del salario, sus prestaciones laborales como lo son la seguridad social, pago de vacaciones y prima vacacional, aguinaldo, utilidades, entre otros, pero es muy recurrente en muchas fuentes laborales simular una relación de trabajo, cuándo se carecen de los demás elementos, sin embargo si puede estar presente lo que se llama subordinación jurídica, que no es otra cosa más que la disposición del patrón sobre el trabajador para darle órdenes en el horario establecido en la relación de trabajo y esto no sería propiamente una relación de trabajo sino más bien un acto simulado para evadir responsabilidades del patrón.

Ahora bien, ya definida lo que son la relación de trabajo y la subordinación jurídica, pasamos hablar de lo que es el derecho a la estabilidad en el empleo, evidentemente es un derecho humano consagrado tanto en el artículo 5 cómo en el 123 Constitucional, puesto que el derecho al trabajo permite a las personas ejercer una actividad profesional, empleo o de cualquier otra característica apegada a la ley, qué le permita generar recursos para subsistir y desde luego qué le permita desarrollar sus habilidades como digna persona, dicho sea de paso, en aquellos supuestos en que un trabajador de motivos para rescindir su relación de trabajo sin responsabilidad para el patrón, se deberá de remitir a las causales previstas en el artículo 47 de la ley federal del trabajo, o bien en el caso de los trabajadores burocráticos en la categoría de confianza el patrón Estado deberá de acreditar la pérdida de la confianza para que se le rescinda su relación de trabajo.

El derecho humano al trabajo es uno de los Derechos más importantes que tienen las persona porque permite llevar a cabo parte de su proyecto de vida y de igual forma le permite generar los recursos para seguir ampliándolo; si analizamos la historia del derecho laboral podremos vislumbrar que han sido bastos los conflictos sociales para que se consagrara este derecho humano en la Constitución Política de México, y que si bien es cierto las normas laborales tienden a generar equilibrio en las relaciones de trabajo, en caso de duda se deberá de interpretar la norma favoreciendo más a la parte débil que es precisamente el trabajador, y aunque se dice que las leyes laborales son muy maternalitas del trabajador, es decir muy sobreprotectoras, lo cierto es que no dejan en estado de indefensión al patrón para defenderse de aquellos actos dolosos y lesivos de trabajadores que se conduzcan con mala fe o que den motivó a verdaderas faltas de probidad y honradez en dado caso.

Por su lado, el Doctor en Derecho José Dávalos  nos dice que la estabilidad en el empleo “es el derecho del trabajador a permanecer en sus funciones en tanto subsiste la materia de trabajo y a percibir los beneficios consecuentes”, es decir que los trabajadores no pueden ser removidos o despedidos injustificadamente de su empleo a menos que exista una verdadera razón objetiva, fundada y motivada para ello, en el caso de Baja California Sur, nuestras todavía Juntas de Conciliación y Arbitraje y Procuraduría de la Defensa del Trabajo tanto a nivel Estatal como Federal tratan de forma seguida asuntos sobre conflictos laborales de esta naturaleza; nótese que decimos “nuestras todavía Juntas de Conciliación y Arbitraje” en razón a el cambio estructural del sistema de impartición de Justicia laboral ya difundida desde hacer tiempo en la que la nueva justicia laboral se impartirá por tribunales laborales dependientes del Poder Judicial, aunque materialmente las Juntas de Conciliación y Arbitraje actuales son consideradas cómo tribunales laborales porque materialmente realizan ese tipo de actos, tal y como lo señala el criterio histórico aislado número 282260 emitido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación que a la letra cita “…Según la jurisprudencia establecida por la Corte, son verdaderos tribunales que tienen la misión de conocer de todas las dificultades que surjan entre el capital y el trabajo; pero indudablemente están obligadas a recibir las pruebas y a oír las alegaciones de las partes, y no puede considerarse que estén en libertad de examinar, o no, tales pruebas sino que, forzosamente, deben pesar el valor de cada una de las aducidas por los patronos y por los trabajadores. De otra suerte sería desnaturalizar los juicios de que conocen, que, aunque no están sujetos a las mismas reglas que los que se ventilan en el orden común o en el orden federal, sí deben satisfacer por lo menos, los requisitos de todo juicio, a saber: petición del que demanda; contestación del demandado a quien tiene que oírse; admisión de las pruebas de ambos y resolución o laudo pronunciado por la Junta. Aunque las leyes del trabajo las autoricen para dictar sus resoluciones conforme a la equidad y a su conciencia y sin ejecución a las leyes, esto no quiere decir que estén autorizadas para no ocuparse de las pruebas rendidas, las que deben apreciar en conciencia y conforme a la equidad”.

En este mismo hilo argumentativo, seguimos comentando, que las todavía Juntas de Conciliación y Arbitraje atienden un gran volumen de asuntos relacionados con los conflictos en la estabilidad del empleo de los trabajadores, por motivo de muchos conflictos asociados a la rescisión injustificada de la relación de trabajo, y en el caso del Tribunal de Conciliación y Arbitraje para los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado y Municipio de Baja California Sur, no se diga también, que atiende este tipo de conflictos pero en lo que concierne a los trabajadores burocráticos, qué en cada cambio de administración de gobierno se produce este fenómeno  asociados a los trabajadores de la categoría de confianza, salvo algunas pocas excepciones.

Esto es así, suponiendo sin conceder y probablemente, porque cuando hay un cambio de administración de gobierno el Poder Ejecutivo puede incluir a su propio equipo de trabajo reclutando al personal que resulte más apropiado para dirigir cada una de las dependencias de la administración pública, sin embargo no es factible para los trabajadores que sean despedidos sin tener una indemnización, y este concepto o figura jurídica tiene dos sentidos o finalidades, por un lado propiamente funciona cómo lo indica la literalidad del concepto, como  «indemnización» (según la RAE significa resarcir de un daño o perjuicio a alguien) para efectos de que el trabajador tenga un sustento a manera de reserva para afrontar los compromisos y obligaciones de naturaleza económica que tenga según su proyecto de vida, es decir por ejemplo en aquellos casos en que el trabajador tenga familia y deba aportar alimentos a los hijos, y por otro lado el concepto de indemnización tiene una naturaleza de “pena o sanción” para el patrón, y en este caso para el patrón “Estado”, con la finalidad de afectarlo en su patrimonio para que no vuelva incurrir en una conducta antijurídica de esa naturaleza, y para el caso de que un trabajador burocrático de la categoría de confianza sea despedido pueda demandar ante el Tribunal de Conciliación y Arbitraje para los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado y Municipio de Baja California Sur pudiendo solicitar tal vez una reinstalación o el pago de esa indemnización junto con los salarios caídos respectivos, siendo esta última prestación, la de los salarios caídos, un concepto muy polémico, toda vez que si el asunto laboral en  cuestión haya generado una demanda laboral por despido injustificado de un trabajador de confianza y si dicho procedimiento laboral tarda en resolverse digamos un aproximado de 3 años obteniendo un laudo condenatorio, usando un criterio aritmético se le tendrían que pagar al trabajador la cantidad de 1095 días de salario caídos, es decir 1095 días por el salario diario integrado del trabajador más la indemnización de ley, por lo cual resulta más asequible para el patrón Estado o llegar a una buena negociación con el trabajador o bien indemnizarlo con la cantidad que le corresponda y evitar el efecto de bola de nieve que puede causar un daño patrimonial extremo a la economía del Estado ,ya que se puede prestar a simulación jurídica y pedir un plus petito (pedir de más) o bien lucrar en exceso con el pago de los derechos laborales, lo cual al final del día pagamos las personas que contribuimos a llenar las arcas del Estado, como Usted y nosotros querido(a) Amigo(a) Lector(a), para el mantenimiento de la administración pública.

Como siempre, Agradecemos Infinitamente a todos los lectores que nos regalan un poco de su tiempo para poder leer nuestra columna y por supuesto a la Revista analisisbcs.com que nos permite este espacio a favor de la opinión y de la diversidad de la manifestación de las ideas, por las temáticas de nuestra realidad social en Sudcaliforniana, quien es un motor para nosotros en vista de seguir exponiendo nuestras opiniones bien intencionadas y de forma objetiva, reiterando el agradecimiento para con aquellas dudas, sugerencias o comentarios respecto a sus temas jurídicos de interés que pudiéramos abordar para exponerles y así abonarles más a su acervo de conocimiento, que desde luego consideramos es amplio y bastante.

* RS Abogados, Estudio jurídico, somos profesionales del Derecho, especializados en Derecho familiar y civil, así como en Derechos Humanos que está compuesto por, el Lic. Jorge Iván Navarro Manríquez, egresado de la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con diplomado en Derechos Humanos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Lic. Jesús Francisco Rubio Salgado, egresado de la licenciatura en Comunicación y de la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con diplomado en Derechos Humanos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Datos de contacto rsabogados.bcs@gmail.com, con gusto recibiremos sus sugerencias y temas de interés.

Deja un comentario